domingo, 30 de noviembre de 2014

Padre, perdóneme porque soy PATRIOTA.

He de confesar que, aunque desde pequeña, adoré la literatura, no me llamó la atención, especialmente, la poesía. La lírica no era lo mío.

De estudiantes, tuvimos que leer, obligatoriamente, todos aquellos poemarios de conocidos autores para pasar los exámenes de bachillerato, pero a mí no me llegaban.

Desde aquí, agradezco profundamente a Joan Manuel Serrat que, por aquellos años, sacara un disco sobre canciones de letras de Antonio Machado. Eso sí fue una buena contribución a mi educación y mi cultura. Gracias a mi profunda e incondicional admiración por el cantante, llegué a valorar y disfrutar de la obra de uno de nuestros mejores escritores.

Y, si conoces ésta, a fondo, podrías llegar a asegurar, con total firmeza, que el poeta era un patriota casi radical. Profundamente enamorado de su país.

Desconozco los ideales políticos de Machado pero no me dio nunca la impresión de que fuera simpatizante de ninguna vertiente (sí quizás su hermano Manuel pero muy discretamente).

El caso es que todo esto me ha hecho pensar en el patriotismo. ¿Qué y quiénes son patriotas?

No quiero pecar de inocente. Pero yo siempre me consideré una patriota. Una de esas personas que, cuando pasa más tiempo del habitual, fuera de su patria, echa de menos el verde. El verde de los campos, de los olivos; añora el azul. El azul del cálido mediterráneo. El turquesa del cantábrico y la blanca espuma del bravo atlántico.

El sol de invierno, esa luz ambarina que se cuela a puntillas entre los visillos. Que se acerca al sofá para abrazarte durante las siestas de los domingos. ¡Las siestas! ¡Esa práctica tan española!.

Ese rubio halo que reposa sobre los tejados, dilucidando la ropa tendida en las cuerdas, las bombonas de butano, las macetas…

Ese sol abrasador del verano. Las terrazas de los bares a rebosar de gente tomando “la fresca”… Los hombres mirando de reojo a las jovencitas ligeras de ropa amparándose de la vigilancia de sus esposas, tras unas gafas oscuras.

Los bares. Esos sitios donde jamás te sientes un extraño. Donde todo el mundo vocifera lo que opina y, a veces, hasta se dirigen a los demás por sus nombres. O no. O te llaman “rubia”, “guapa”, “flaca”…

¡Hasta los atascos!. Los de la salida, por la mañana, al trabajo. Los de la hora de la comida. Los de regreso… y lo entretenido que es dar vueltas por el barrio, coincidiendo con los vecinos, acordándose de sus muertos, como se le ocurra aparcar al pobre mentecato en el único sitio libre que habías visto.

Las radios de los vecinos…, las teles… esa banda sonora de nuestras vidas. Ese “gol” que te rompe los tímpanos, ¡Los gritos que metemos por cualquier cosa!, que parecemos a Sofia Loren y Marcello Mastroniani en cualquier película de los cincuenta o sesenta. Todos y cada uno de los nombres de los hijos de las vecinas cuando se asoma para anunciar que la cena está servida.

Y tú que ya lo sabes. Porque el aroma a croquetas, a ajo, a comino, a pimentón, a canela te viene a saludar. (No se come en ninguna parte como en España!!!) Y hablando de perfumes... ¡Qué bien huele España! Especialmente, tras la lluvia... me encanta el olor a tierra mojada.

Las palomas. Esas descaradas gorronas que atestan fuentes y ocupan plazas enteras. Las gaviotas… Las cigüeñas y sus enormes nidos en las antenas, los campanarios, los tejados de las ermitas.

El metro, los solistas acompañados de sus guitarras, entrando en los vagones y alegrándote el día si cantan una que tú ya sabías. Esa chica que se monda de la risa sola, leyendo un libro. Ese niño que lleva un globito atado a la mano… Los enamorados en los parques, comiéndose a besos. Las colas de gente cargando con las palomitas, a la entrada de los cines.

Las tiendas de los barrios, donde siempre eres bien recibido y donde se escuchan todas las quejas que constantemente nos acompañan a todos los españoles. Desde la más insignificante “me están matando estos zapatos” y pasando por lo “carísimos que están la luz, el gas, los impuestos…” hasta llegar al gobierno y, de nuevo, a Hacienda.

Soy una enamorada de mi nación. Y de mi gente. Y me causan mucha envidia todos aquellos patriotas que presumen de bandera y cantan con orgullo sus himnos. Resulta que en los míos, en España, deben estar mal vistos. Es demodé, vintage, casposo o peor: revolucionario, sectario y provocador.

Sé que han habido, últimamente, (durante bastantes años), multitudinarios grupos de personas que se han apoderado de mi bandera. Que la izan en ciertas manifestaciones que dan “yuyu” (sí... a mí también me dan yuyu).

En el nombre de la bandera se exigen muchas barbaridades. Y el himno va unido a ella.

Pero me gustaría instar a los demás. Esos que decidieron dejarse robar su patriotismo, sus raíces. Esos que permitieron que tales aberraciones/estupideces/necedades fueran esponsorizadas y patrocinadas por la bandera, ¿por qué no la sacan a la calle para decir lo que piensan también? De hecho, se opine lo que se opine, lo está diciendo un español y no sé para vosotros pero para mí es muy respetable. De hecho, es sagrado: nadie como un español ama a su pueblo tanto y nadie como él para tratar de luchar por mejorar su tierra.

Confieso que el día que ganamos los mundiales de fútbol se me saltaban las lágrimas de ver las banderas, ondeando al viento, sujetas por cientos de personas exultantes de felicidad. ¿Tenemos que ganar un puñetero partido para eso? ¿Es que sólo nos es útil la bandera para que se nos identifique en los festivales de Eurovisión?

Nadie tiene mi permiso para robarme el patriotismo. Para usar mi estandarte con el fin de ensuciarlo, para poner en mi boca sus palabras sólo por decorarlas con mi mismo emblema. Por ornamentar sus ideales con mis colores.

Nadie tiene derecho a abochornarla. Ni a prohibírmela.

España no es el PP, ni el PSOE, ni UPyD, ni IU… España somos todos. España es el pueblo. ¡VIVA ESPAÑA Y LA MADRE QUE PARIÓ A TODOS LOS ESPAÑOLES! (azules, rojos, verdes, amarillos, rosas... ¡Todos! incluso los que no quieren serlo).

Por cierto, según las estadísticas, me temo que nos queda muy poco tiempo para disfrutar de ella y del himno. En breve, todos cantaremos la Internacional e izaremos la bandera republicana o la hoz y el martillo. Sí, como los borréééééééééé-gos.

Nos convertiremos en un pueblo sin pasado y sin presente…
Y eso, queridos míos…

Se lo pone un tanto difícil al futuro.

domingo, 23 de noviembre de 2014

LAS PERSONAS HERIDAS SON PELIGROSAS

 
Las personas heridas son peligrosas, no hay la menor duda.

Quizás se acostumbraron a sufrir y ya no sienten el menor respeto por el dolor.

Puede, incluso, que eso les haya convencido de que si ellos mismos fueron capaces de soportarlo, cualquiera puede hacerlo.

Por eso no les causa el menor incomodo hacer daño.

Tal vez piensen que perdieron todo cuanto deseaban y ya no hay posibilidad alguna de perder nada más. Su vida entera.

Y alguien muerto no tiene el menor respeto por la vida. No teme perderla. No siente, ni padece, ni tiene sensibilidad, cariño, afecto, compasión... por nada ni nadie.

Con esto, ya está dicho todo: sin vida no hay esperanza, ni ilusión, ni sueños por cumplir. Nada. Y  ya lo dijo William Faulkner “entre la tristeza y la nada, me quedo con mi tristeza”.

Sólo hay algo que les hace sobrevivir o, simplemente, seguir en pie: el egoísmo. Como no albergan la menor fe en el resto de los mortales, sólo ellos pueden satisfacerse, mimarse, quererse y procurarse cuanto necesitan.

Si no lo encuentran cerca, no lo dudes, te lo quitarán. Porque ellos “que sufrieron tanto, se lo merecen todo”.

Ya sabéis que me gusta, siempre, ponerme en el pellejo de todos. Antes de catalogar a un “hijo de la gran puta” como tal, me complace pensar qué le ha podido suceder para que se comporte así. Me hace sentir mejor persona.

En fin. Toda mi paciencia y comprensión para las personas heridas. Pero..., ¿qué queréis que os diga?, prefiero tenerlas muy muy muy lejos.

Luego, los hay muy cansinos, jajajaja, esos son muy graciosos. Los que se dedican a enviarte “indirectas” por el Facebook y las redes virtuales sociales. Resultan divertidísimos porque siempre te quedas preguntando SI AL QUE SE HA DIRIGIDO SE HA ENTERADO, SIQUIERA, DE QUE SE REFERÍA A ÉL. Los reconocerás fácilmente porque en sus muros sólo hay frases como: “Hay gente queeee…”; “Los hay por ahí queee…”; “Mira que me fastidian los queee” Incluso van y te cascan una frase en segunda persona del singular, como si te estuvieran hablando a ti: “OYE, TÍA GUARRA, COMO TE VUELVAS A COLAR EN LA PESCADERÍA TE AGARRO DE LOS PELOS Y TE METO DOS YOYAS QUE TE ENTERAS”…

Pero, ¡nah! Esos no son personas heridas de verdad. Eso son moscas cojoneras (y muy amargados, sinceramente).

martes, 30 de septiembre de 2014

Se acaba el Ramadán... ¡¡Y vamos a la playa!!














El que acabe Ramadán no sólo da alegría, trae muchas sorpresas. Ahora resulta que el hotel en el que nos alojamos es como un pueblo llenito de bares. Hay Lounges, varios restaurantes, terrazas chill-out, un pub, una discoteca, una salita de conciertos con escenario donde un buen mozo hace las delicias de cualquier dama sólo con mirarlo (pero es que, encima, canta bien, eso sí tipo "ojaulí, ojaulá, bájame la jaula, Jaime, bájamela y ata la yamaha a la reja"), los jardines de las dos piscinas con barecitos, mesitas, barritas… y todo muy europeo, ¡vaya!, esto es: se puede beber una cervecita uno y hasta un buen lingotazo (menos mal que piensan, de vez en cuando, en el diablo occidental).

Por lo visto para saber si ha finalizado el Ramadán, o no, tienen que reunirse los gobernantes de cada nación para analizar si los astros se han confabulado de cierta manera. Bueno, no sé si todos los astros, de momento, el sol debe estar en no sé dónde y la luna exactamente en un punto determinado. De hecho, no en todos los países sucede el mismo día. Se tiene uno previsto, así, “a ojo de buen cubero”, y son los mandamases los que terminan por decidirlo.

Todos los trabajadores del gobierno tienen una semana de vacaciones. Los expatriados, como mi churri, sólo dos días. Pero, de cualquier manera, son bien recibidos.

El caso es que, una vez que el Ramadán ha acabado, vuelven a inaugurar el Ladies’s Night que significa barra libre para todas las damas, desde las ocho de la tarde hasta la una de la mañana. No en todos los hoteles es la misma noche, así que hay espabiladas que se recorren todo Yas Island, de hotel en hotel, para beber “by the face” toda la semana.

El jueves es un buen día porque equivale a nuestro viernes. De este modo, el viernes hace las veces de nuestro sábado. Al sábado ya lo odias como a los domingos españoles. No es tan chollo porque, supuestamente, la peña se acuesta pronto para volver a trabajar el domingo.

El caso es que hoy, ¡gracias a Alá!, hemos ido a la playa porque el bar estaba abierto.

La playa es una verdadera maravilla. No he visto una playa tan “cuca” en mi vida. ¡Hombre, playas preciosas las tenemos en España, claro” Pero es que ésta, en particular, tiene una decoración muy chula.

Hay unas camitas bajo las sombrillas y una zona destinada a tumbonas de las de siempre. Pero, las más bonitas, con unas enormes camas (más grandes que las de matrimonio) con un dosel y unas cortinitas como si fueran mosquiteras. Son una gozada.

Igualmente, hay unos toldos (a modo de velas de barco) que dan sombra a una área con alfombras y cojines donde la gente puede fumar las shishas (¡¡Huelen a gloria!! me dan ganas de fumarme una).

Nota a mí misma: "nunca criticaré lo calentorro que está el Mediterráneo y jamás volveré a maldecir al Cantábrico cuando meta en el agua el dedo meñique de mi pie y dé un alarido que se me escuche desde Madrid". No os imagináis la impresión que da meterse en un aguaaaa... que debe estar a... ¿Algo así como a treinta grados?. ¿Sabéis las corrientes que hay, a veces, en nuestros océanos? Bueno, pues cuando llega una corriente marítima a esta playa ¡Pegas un salto y gritas porque te abrasa! (y no exagero ni un grado). Es como el caldito del cocido de mi madre a la que siempre digo que si tiene las tripas de hielo.

Esta playa es privada. La mayoría lo son. Esto se traduce en que tienes que pagar entrada pero en los hoteles te dan unos tickets (los famosos ‘beach-voucher’) con los que puedes entrar gratis.

Aquí, como en las piscinas del hotel, también hay esclavos que no sólo te dan la toalla, te conducen gentilmente a la tumbona y te abren la sombrilla. Luego te traen unos sofacitos monísimos por si te hartas de estar tumbada. Cada dos por tres te preguntan si quieres tomar algo. Y, si te apeteciera, te traen las bebidas en una champanera monísima que tú crees que es por prestancia pero, ¡qué va, que leche! Que es porque, cada tres minutos, ¡¡¡se te queda la bebida caliente!!! Así que cada dos te echan hielo, de nuevo.

Luego, ¡zas!, así, sin previo aviso, se ponen a repartir a todo hijo de vecino una toallita y tú te quedas con cara de mema (la primera vez que la recibes) porque no tienes ni idea de qué significa. Pero como “donde fueres, haz lo que viernes” si observas a la peña que hay a tu alrededor te enteras de que es para refrescarte. ¡¡QUÉ GUSTO, POR DIOS!! Casi es mejor que el baño. No sé dónde la meterán si en hielo o qué, pero me he dado unos restregones que me he quedado como nueva y, además, huelen fenomenal. Aquí todo huele a gloria. Intentaré impregnarme de este aroma.

1) AL LORO CON LAS ESPECIFICACIONES: tú verás a todo perro pichichi ANDANDO DESCALZO POR LA ARENA. ¡¡Pues no!! Esta gente debe tener CAUCHO en las plantas de los pies. CON LAS CHANCLITAS HASTA LA ORILLA Y DE ALLÍ... A LA TUMBONA.

2) ¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!! NO SE TE OCURRA DEJAR LAS CHANCLAS BAJO EL SOL. Las tienes que ocultar bajo la sombrilla y, si puedes, MEJOR BAJO LA TUMBONA.

3) Cuando al nené le dé por salpicarte agua... NO LE LLAMES IDIOTA (ni mariquita, ni cabrón, ni subnormal..., vamos nada) NO SE TE OCURRA ABRIR EL PICO PORQUE EL AGUA... NO ES AGUA... ¡¡¡¡ES SAL HÚMEDA!!!! y si abres la boca no sólo se te mete por ella, no, se te mete también por la nariz.

4) Tampoco le insultes ¡¡¡¡CUANDO TE EMPUJE DESDE LA PLATAFORMA que hay para zambullirse!!!!

5) Y mucho menos te pongas a decirle LO QUE PIENSAS DE ÉL cuando estéis sobre el trampolín porque los dos únicos ESPAÑOLES que hay en todos los Emiratos Árabes ¡¡¡PUEDEN ESTAR SENTADITOS TAMBIÉN EN ELLA, ESCUCHÁNDOTE!!! Vamos, que ríete tú de la Belén Esteban con su "Andreíta, coññño, cómeteeee el poooolloooooo!!!"

6) No vayas todo el rato escupiendo y diciendo "aaaggg, arrggggss, eeeggg, beeegggg" porque, a los tres segundos exactamente de arribar a la tumbona, ¡tienes al esclavo, de nuevo, ahí, sonriéndote con cara de guasa para preguntar qué quieres beber!

7) No abuses de la cerveza, ¡¡por favor!!, que luego HACES MÁS RIDÍCULO TODAVÍA EN LOS ASCENSORES DEL HOTEL (y esoooo, eso ya es otra anécdota) pero esa yaaaaa... BUCRA, BUCRA. (Bucra significa mañana y es muy útil para escurrir el bulto)


Al día siguiente (parece mentira pero es así) ya te conoce todo el mundo: los camareros, los que reparten las toallitas y hasta los socorristas que, como uno de ellos se fijó en que me puse a rodar en vídeo la puesta del sol y que, al día siguiente, no paré de observarla hasta que no se puso el sol por completo, ¡¡me llama Miss Sunset!! Jamás me había hecho tanta ilusión un mote.

Yalla, habibi, que me voy a cerrar unos cuantos bares.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Última entrevista a Miriam Lavilla en TodoLiteratura.es

http://www.todoliteratura.es/noticia/7517/ENTREVISTAS/Entrevista-a-Miriam-Lavilla-Aceptamos-lagarta-como-princesa-de-cuento.html

miércoles, 6 de agosto de 2014

SUPERVIVENCIA EN ABU DABI = EL Ramadán yyy... la carretera.


“Hemos llegado en mala época: el Ramadán.

Eso significa que, desde que sale el sol hasta que se pone, NI ALÁ toma un trago de agua, ni fuma, ni comeeee, niiii... ya no sabemos que más.

Así que al DIABLO OCCIDENTAL le cierran el bar de la piscina, los chiringuitos de la playa y le dan de comer "a escondidas" en los hoteles (ocultos tras unas cortinas). Y aquí servidora, si se quiere fumar un cigarrito, se tiene que ir a la rue, (que ya hay que tener ganas) y hacerlo discretamente, como si estuviera paseando.

Os cuelgo en la imagen la vestimenta típica del hombre de Abu Dhabi. Vamos, que yo que veo menos que Pepe Leches, seguro que me confundiría constantemente de marido. Lo que sí os digo es que la gran mayoría están flacos.

Hay que echarle imaginación para tener una fantasía erótica con uno de ellos, oye, pero algunos hasta te parece que puedan estar fibrosos bajo la túnica ésa.

Ah, OTRO TIPO DE SUPERVIVENCIA ES EN LA CARRETERA: hay autopistas de cinco carriles y los tipos llevan unos Ferraris y unos carros de la leche, los ponen a todo gas y te adelantan: por la derecha, por la izquierda, por arriba, por abajo, por delante y por detrás: de hecho, como te despistes, te sacuden por la retaguardia y te llevan por delante.

¿Quién fue la/s cachonda/s que querían que condujera aquí?”

martes, 5 de agosto de 2014

VIAJE A LOS EMIRATOS ÁRABES UNIDOS - ABU DABI


Como voy contando mi vida obra y milagros, en el Facebook, los que ya habéis ido leyendo mis publicaciones, pues en este punto, podéis dejarlo porque ya conocéis todos los detalles y os voy a aburrir soberánamente.

Es que esto de mi blog a mí me sirve como retroalimentación y, además, cada vez que quiero buscar algún texto en FB, me tiro unos veranos y no lo encuentro y ya me conocéis soy una chica práctica, todo cuanto escribo (da igual lo malo que sea), al final, me sirve para incluirlo en mis novelas. Por eso, nunca he sentido el menor apuro en tirar a la chimenea de Suegrilandia algunas de mis obras (nueve, nueve en concreto, de momento). Ese no es trabajo perdido, se acopla en otro contexto y arreando.

Hoy comienzo con el primer capítulo: mi llegada a los Emiratos Álvarez, como los llama la tita. Pincho, copio y pego, hala.

Buenas,

Ya soy dos horas más vieja que vosotros, ahora mismo.

Una y cuarto de la mañana, cuando en España andaréis por las once.

Contra todo pronóstico esto me gusta. No me costaría nada acostumbrarme a esta buena vida. Hay 100 esclavos detrás de ti pendientes constantemente de tus necesidades: limpian el suelo antes de que lo pises, lo limpian después de que lo hayas pisado; te dan la toalla a la entrada de la piscina, te acompañan hasta la tumbona que elijas, te abren la sombrilla, te la colocan…

Cada vez que sales, a tu regreso, dejas el coche en la entrada y ellos toman tus llaves y te lo aparcan (ni conocemos el parking), al salir das tu ticket, ellos lo sacan y te lo dejan ante tus narices…

Tienes fruta fresca a tu disposición en un saloncito, café para tomar a antojo, unas galletitas que son un verdadero vicio…

Creo que a Jaimete aún le gusta mucho más que a mí (por aquello de lo vaguísimo que es el jodío y lo poco que le gusta hacer el mínimo esfuerzo.

El hotel está en Yas Island. Cerquísima del Yas Island Circuit (circuito de Fórmula 1), del Yas Waterworld park (un parque acuático), de un campo de golf enorme, y del Museo o parque temático de Ferrari (Ferrari World). Es decir, bien situado pero, en fin, aquí no hay “barrio” bien ubicado porque entre unos y otros hay kilómetros y kilómetros de descampados desérticos… (y nunca mejor dicho) Por eso mismo se trata de una nación con mucho futuro… todo está aún por construir.

Nuestra habitación (por venir con familia acoplada) es como si digamos un apartamento de Aparthotel: tiene una pequeña cocina totalmente equipada (lavadora, secadora, horno, microondas, placa de vitrocerámica y todos los electrodomésticos del mundo mundial). Un salón amplio (con sofá cama para el peque), una habitación y un cuarto de baño. Dos televisiones (una para el salón y otra en la habitación)… En resumidas cuentas, todo lo necesario para vivir y para hacerlo bien porque ni tienes que hacer la cama, ni fregar, ni nada de nada.

La temperatura… eso ya es otro cantar. Digamos, para que os hagáis una ligera idea, (pero muy muy muy liviana) que es como un Valencia o Alicante a lo bestia. Alta temperatura (más, mucho más que en Levante) y con grandes dosis de humedad.

Todo es muy confuso, no sabes si las cataratas que te recorren la piel son debidas a la humedad ambiental o se trata de transpiración. Yo me inclino por la última opción. Aquí no tienen la menor utilidad ni las cejas ni las pestañas: el sudor se te mete hasta en los ojos.

Por lo que las fotos se hacen a toda velocidad: vas a un sitio, bajas del coche, posas y sales pitando de nuevo al coche. Como hayas puesto el dedo en el foco o te haya salido movida y tengas que repetir la instantánea… ¡La gibamos, tía Paca! En la próxima imagen parecerá que estés asistiendo a un concurso discotequero de camisetas mojadas.

Eso ocurre cuando la temperatura alcanza de 38 a 40 ºC, cuando sobrepasan los 45 ya, es tan tan tan ardiente que acaba hasta con la humedad. Pero, curiosamente, casi se prefiere a lo del baño turco constante ese. Y el viento, o no lo hay, o es como si te metieran en una secadora.

Lo que no me explico es como no pillamos una pulmonía o un catarro de órdago a la grande, los aires acondicionados de todos los interiores están a tal nivel que te despeinan el flequillo y, en ocasiones, hasta agradeces el salir al exterior (claro, que a los dos segundos exactamente, te arrepientes). Que para dejar de fumar todo esto está muy bien: en los interiores no te lo permiten y si buscas un exterior, después de dos caladas ya deseas tirarlo y salir pitando por patas.

Aquí lo más común es ir de visita a los Malls. Los malls son centros comerciales, sin más, pero son verdaderos parques temáticos. Es decir, te quedas ojiplática, viéndote como una paleta haciendo fotos en los malls, talmente como si te encontraras un grupo de turistas chinos reportando gráficamente cada esquina de un Carrefour.

Las tiendas son la pasada. Las mejores marcas: Dior, Gucci, Prada, Tiffany, Cartier, Louis Vuitton, Hermes, Jimmy Choo, Rip Curl, Element, Quicksilver, DG, Etnies, Diesel, DKNY… y un larguísimo etcétera. Dentro de ellos, te puedes sorprender encontrándote un pueblo entero, un parque de atracciones, una pista de hielo para patinar o incluso toda una gran estación de esquí. Y la clientela va a juego. Vamos, que cada vez que una chica de éstas (las de la capita) entra en una tienda de esas con sus amiguitas, al propietario le debe "apañar" la facturación mensual y, si me apuras, la anual también.

Lo que me encanta de este sitio es el olor. No sé explicarlo. Quizás sea la humedad, las plantas que tratan de cultivar por todas partes, no sé. Los interiores huelen también de maravilla a velas aromatizadas, a inciensos, a las shishas, que las hay por todas partes y todo el mundo las fuma con gesto de deleite... Tendré que visitar alguna perfumería en algún mall, seguro que deben ser buenos perfumeros. Trataré de impregnarme del aroma del lugar.

Curiosidades de la fauna: no he visto ni una mosca... yo creo que con la temperatura del agua del mar... ¡ni las medusas se atreven a arribar a estos lares! Pero, eso sí, las hormigas son unas yihadistas de la leche!!! La madre que las parió!!! Hecha un colador me tienen!!!.

lunes, 14 de julio de 2014

Reseña de "La Cultura para el que la digiera" de Miguel Albandoz. (Véase que hasta la PERRA QUIERE LEERLO!)











¿Quién no se ha preguntado, alguna vez, si es que uno está desubicado/obsoleto, es un perfecto analfabeto o no tiene pastelera idea “DE LO QUE EH LO GÜENO-GÜENO, de verdad-de verdad, Mari, te lo juro por mi muro”?

Pues Miguel Albandoz, como un mortal más, se lo ha debido preguntar en más de una ocasión y se ha vestido "de luces", como un valiente torero, para llamar a las cosas por su nombre, corriendo el peligro de que lo tachen de políticamente incorrecto y que, a partir de este momento, sea excluido de muchas conversaciones de salón.

Y, como un kamikaze, se tira en plancha con el cuchillo entre los dientes, para narrarnos la historia de un “Anselmo” de la vida, un ser “Igual” a todos los del montón, un humano muy "normalito y corrientucho" que sueña con ser un novelista de prestigio, fama y renombre (¡nos ha jorobado! ¡Y yo!) pero no da pie con bola en su Olivetti (o en el papel, o en el Toshiba). Y, (un mal muy común en nuestros días), a pesar de haberse licenciado en Periodismo, “corre la suerte” de haber encontrado empleo como vigilante del Museo De Arte Muy Moderno:

Hay que joderse con el arte moderno. Al Andru este se le cae un poquito de pintura sobre la tela y, en lugar de limpiarla o aprovecharla para pintar un cuadro en condiciones, le pone un marco y a correr”.

¡Y da en el clavo! Porque, el autor, que de tonto no tiene un pelo, logra desde la página 9 (que es donde comienza el primer capítulo) que el lector empatice con el protagonista. Y no sólo con él, sino con el narrador que actúa, interactúa, opina y no deja títere con cabeza.

Los “tecnicistas” tal vez echen de menos un narrador omnisciente y lo critiquen negativamente. Servidora no, ¡en absoluto! Ya me inventé a Serena de Brie en mis primeras dos novelas para que “metiera las narices” en todo y, en mi tercera, la he matado para darme ese gustazo yo solita.

Este narrador cotilla y metementodo, adicionalmente, mima al lector hasta el punto de hacerle partícipe de la narración:

Podríamos realizar un análisis concienzudo acerca de las causas de su angustia, pero lo resumiremos en tres palabras: miedo a chafarla.”

Podríamos exponer más ejemplos, pero convendrá retomar el hilo de nuestro relato antes de convertirlo en un verdadero dramón.”

Emprendió un recorrido mental por su época universitaria y entonces, como si su subconsciente se hubiera hartado de ocultarlo, un horrible recuerdo emergió de las profundidades de su psique y se apoderó de su pensamiento y de nuestro relato.”

El resto de personajes en la historia son la guinda del pastel para dar lugar al enredo y que se provoquen situaciones delirantes, caricaturescas y tan extravagantes como hilarantes:

ü Azucena, encantadora joven guapa (y, además, lista) que en cuanto se tropieza (y nunca mejor dicho) con nuestro tímido Anselmo, le deja totalmente noqueado y enganchado hasta las cejas.
ü La prima de ésta y su ex… (¡Tela tiene el Mamerto!)
ü El director de ambos en el Museo, su parienta, su suegro…
ü Y el Club de Amantes de la Cultura Selecta.

Y, como si hubiera creado la receta de la creación de un best seller, Albandoz, nos presenta los ingredientes:

*  250 grs. de amor y romanticismo;
*  250 grs. de misterio (que también lo hay);
*  250 grs. tanto de héroes como villanos, con un punto de familiaridad
(Vamos, que los malos también te caen bien y tienen su je ne sais quoi).
* Y 250 grs. de ambientación cinematográfica. (Si Almodóvar, Álex de la Iglesia, Juanma Bajo Ulloa y Garci, entre otros, no se animaaaan… casi estoy por hacerlo yo)

Modo de preparación: Se bate la mezcla con 258 páginas de risa (de la primera a la última) y se deja reposar, no muy lejos de los que tengan deficiencia de serotonina pero tampoco muy al alcance de los niños (no vaya a ser peor, queeee, el mío ya me lo ha pedido repetidas veces de tanto que me ha visto despiezarme en carcajadas. De hecho, él mismo ha fotografiado la imagen colgada en esta entrada)

En cuanto a su estilo, pues me repetiré porque ya leí su primera novela “Tengo ganas de morirme para ver qué cara pongo” y me dejó entusiasmada. Tengo que prevenirle, eso sí, que se ha dejado el listón muy alto (¡A ver qué se inventa para la próxima):

Miguel Albandoz denota maestría con su riqueza de vocabulario y su cultura (ya sé, ya sé, será para el que la digiera pero no todos hemos degustado ese plato) y sigue teniendo muchísima gracia con sus comparaciones, tales como:

“Una de esas bellezas que hacen que los bizcos descrucen la mirada a su paso.”

“caminaba tan ensimismado que hasta un artrítico con las manos enfundadas en guantes de boxeo podría haberle dejado sin paraguas, sin dinero y sin calcetines.”

“Si la conciencia ecológica desprendiera calor en la coronilla de Mamerto se podrían freír patatas.”

“Se produjo en su rostro un resplandor rojo de tal intensidad que los vehículos que circulaban a esa hora junto a la universidad se pararon a esperar la luz verde.”

“Cualquier investigador del National Geografic daría una oreja por toparse con semejante espécimen en un claro del bosque.”

¡Vaya, que, en mi humilde opinión, conocer su obra ha sido todo un acierto! No os digo más que no muchos autores pueden afirmar que yo haya leído dos libros seguidos con el mismo nombre, bajo el título.

Insisto: Y con ello, TRIPITO mi último párrafo en mi anterior reseña: Quevedo, Lope de Vega, Shakespeare, Arniches, Jardiel Poncela, Muñoz Seca, Antonio Lara (Tono)... MURIERON y a Eduardo Mendoza LE DUELE LA CABEZA, ¡¡NOS QUEDA MIGUEL ALBANDOZ!!

sábado, 5 de julio de 2014

LA VIDA NOS MANDA SEÑALES TODOS LOS DÍAS

Unos lo llaman 'destino', otros 'Dios'.
También lo denominan 'universo' o 'naturaleza'.
Yo lo llamo 'VIDA'.
Y la vida nos manda señales todos los días.
Sólo hay que prestar atención y saber interpretarlas.
Ir contra-natura es contradecirlas.”

©Miriam Lavilla - 2014

Ya en 2007, cuando escribí “Aceptamos marido como animal de compañía” hablé de ello. Hoy vuelvo a confirmarlo releyendo:

“Estoy convencida de que la vida nos muestra muchas veces el camino que debemos seguir a través de escenas que pone ante nuestros ojos y en las que somos incapaces de reconocer una revelación. Las observamos y las encontramos de lo más cotidianas, sin analizarlas como se debiera.

El otro día fui a pasear al monte con mi perro. Nos encontramos con una cabra cuyos cuernos se habían quedado atrapados en una alambrada que separaba el monte de la carretera.

Fui a por mis herramientas y, con mucho esfuerzo, logré cortar la alambrada y dejar libre a la pobre cabra que me miraba con ojos aterrados (sobre todo a los alicates).

La cabra, lamentablemente, quedó al otro lado de la red, es decir, en la parte de la carretera. Chillé, corrí tras ella, intenté sostenerla por los cuernos y arrastrarla hacia el monte, animé a mi perro a que la asustara, me dio una hermosa coz y acabé de bruces contra el barro. Nada. Me quité el jersey y comencé a torearla:

—¡Accca, uuuuu! ¡Accca! —Pero la cabra se dirigía derechita a la calzada.

Me metí en el coche y empecé a pitar con furia. La cabra me miró con aires de superioridad (le faltó sacarme la lengua) y siguió su camino tan contenta hacia la autovía.

Yo quise ayudar a la cabra, eso está claro, pero ¿Y LA CABRA? ¿QUERÍA LA CABRA MI AYUDA?

La segunda visión fue en la óptica el día que fui a graduarme las gafas. Allí había una señora de unos setenta años acompañada de la que parecía ser su nieta. Yo, lógicamente, no presté la menor atención ni a la señora ni a la chica, y me dediqué a lo que había ido a hacer. De repente, la abuela comenzó a dar saltos de alegría:

—¡Qué maravilla! ¡Qué bien veo! Parece mentira que haya podido manejarme sin ellas.

Llevaba unas gafas puestas, así que me pareció de lo más normal. Pero la joven que la acompañaba estaba muy sonrojada y las dependientas se mordían los labios para evitar echarse a reír descaradamente. Cuál no fue mi sorpresa, al mirar con más atención, cuando me percaté de que la pobre mujer sólo se estaba probando una moldura sin cristal.

¿Te das cuenta? Nos quejamos de que no hacemos más que estamparnos contra las farolas porque no las vemos. Pero, en realidad, lo que ocurre es que sólo vemos lo que queremos ver.

Mi tercera visión fue en el metro. Una mujer madura entró en el mismo vagón que un joven que llevaba una barra de cortina. La carcajada general fue tan escandalosa que interrumpió mi lectura.

Observé todo cuanto estaba a mi alrededor, tratando de comprender qué hacía tanta gracia, hasta que reparé en que la buena mujer se había sujetado a la barra que llevaba el muchacho pensando que era el asidero del vagón, y el pobre chico (rojo como un tomate) se esforzaba en mantenerla erguida, para evitar que la dama se rompiera las narices contra el suelo.


¡Y es que no miramos por dónde vamos!, y nos agarramos a cualquier cosa con la intención de encontrar nuestra estabilidad.”

martes, 24 de junio de 2014

Mira bien de quien te "enamoras" o PROHIBIDO ENAMORARSE

Ya lo dije en mi primera novela, “el amor es un estado de imbecilidad transitorio”. Lo malo es que se corre el peligro de que, con el paso del tiempo, llegue a ser algo crónico. Por tanto, si no quieres perder la libertad, el norte, los papeles y la poca dignidad que te quede, elige bien de quien te “enamoras” oooo, al menos, la compañía de la cual hacerte acompañar el resto de tu vida. Porque sí, porque las mujeres “aceptamos cualquier cosa” como amor sublime y, ea, luego no nos queda más que pensar en como narices sobrevivimos. ¡Tiene narices la cosa!.

Ahí te mando mi decálogo. Ya sabéis que soy muy dada a ellos. Lo que sí te digo es que si te sale mal, aun cumpliéndolo a rajatabla, pues chica… ¡Reclamaciones al Maestro Armero!

1.-  Elige un hombre con poco sentido del humor. Quien bien te quiere, te hará reír y hombre que te hace reír, te hará gemir. Nada, nada, ¡fuera! Decántate por un político, un guardia civil, un vigilante de parquímetro o un taxista amargado.

2.-  Si no quieres enamorarte como una idiota, el hombre que te conviene es alguien que te haga sentir mal contigo misma. Uno de esos que te recuerdan constantemente todo lo que haces de mediocre modo: cocinar, limpiar, planchar, fregar, maleducar a tus perros, a tus hijos, conducir, hablar, escribir, escuchar…
Y lo ideal es el que ya no sólo eso, sino que, además, te convierta en lo que más detestas. En una de esas cotorras insoportables que no hacen más que reclamar agradecimiento. Esas que repiten, hasta la saciedad cantinelas como: “¡Con lo mucho que he hecho por ti, desgraciado!”; “¡Te di mi juventud! ¡Los mejores años de mi vida!”; “¡Ni tus hermanos aguantan a tu madre como yo tengo que hacerlo!”; “Toda la vida pendiente de ti, dejándote el mejor pedazo, haciendo de chacha gratis y así me lo agradeces”…

3.-  Y, especialmente, que no te haga sentirte deseada. De esos que pillan el mando del televisor y se quedan haciendo zapping mientras tú te plantas, bailando una samba, ante la tele, con el último modelito que te has comprado en la corsetería. Mejor: de esos que para que se enteren que has ido a la peluquería te tengas que poner unas bragas en la cabeza para recibirlo en el vestíbulo, a la llegada del trabajo.

4.-  ¿Miradas eternas a los ojos? ¡No, no, no, no, ni hablar! Mejor ver escaparates.

5.-  ¿Largas conversaciones que no llevan a ninguna parte? Prohibidísimas… lo más idóneo es charlar sobre economía, política, lo caros que se han puesto los tomates en el mercado, las calificaciones de los niños, los trepas del curro, los idiotas de los jefes, la última factura de la luz y el gas o la pasada reunión de la comunidad de vecinos.

6.-  Una de esas personas que te recuerdan constantemente el tiempo. Anota las frases clave: “Ya no tienes edad para hacer esas gilipolleces”; “¿No te da vergüenza hacer el ridículo de ese modo?”; “No se te ocurriraaaaá mañanaaaa…”; “Llevamos sentados en este parque mirando la luna como tres horas”; “Llevamos paseando dos horas y cuarenta minutos”; “¿Cuánto dura esta película?”; “No, por favor, vámonos a casa, llevamos fuera cinco horas ya”.

7.-  OLVÍDATE de la subjetividad y aférrate a lo OBJETIVO. Si te has casado con un hombre guapo, es guapo internacional, nacional y universalmente. Lo realmente preocupante es si estás saliendo con Woody Allen y te empieza a recordar mucho a Paul Newman.

8.-  ¿Acaba tus frases? ¿Opina siempre lo mismo que tú? ¿Siempre sabes lo que está pensando y viceversa? ¿Coincidís en todos gustos, colores y sabores? ¡Qué aburrimiento! Es mucho mejor que te contraríe en absolutamente todo, hasta en lo más básico o en lo más simple: “Hace calor” “¡Qué va, hace un frío del carajo!”.

9.-  Es desaconsejable totalmente un hombre que te hace el amor una y otra vez, y no para hasta que tú no te quedas satisfecha. Que duerme desnudo a tu lado, abrazándote, sólo por el placer que le produce sentir el contacto de tu piel. Es puro veneno. ¡Pupa, caca, tira eso!. Lo más adecuado es el que corre a la ducha después de terminar la faena y se vista con su pijama, a toda prisa, dejando bien claro, que ya se acabó lo que se daba.

10.-¿Te hace bailar a todas horas? ¿Reír como una descerebrada? ¿Sentir vértigos en la boca del estómago cuando recuerdas el último encuentro sexual o la última caricia o el último beso? ¿Mirarte en el espejo cien veces para arreglarte para él o, simplemente porque, de repente, (y cuando nunca lo conseguiste antes, ni en los mejores años de tu juventud) te gustas? ¿Cantar mientras haces la colada, la comida, planchas? ¿Saltar a la comba de unas desconocidas niñas en un parque? ¿Esconderte de los guardias jurados para correr a columpiarte en la zona infantil? ¿Fotografiarte a ti misma? ¿Masturbarte cuando recuerdas lo mucho que lo deseas?
Pufffffff, delete, delete, delete… DELETE FILE FROM MEMORY.

No hay nada peor que alguien le haga sentirse a una VIVA, plenamente feliz y sin sentir la menor culpabilidad…

Pecar sin el menor remordimiento.