sábado, 6 de abril de 2013

Llevo la mitad del cuadro... pero me gusta como va quedando



Un metro y sesenta y pocos centímetros de payaso integral llenito de defectos, desde el primer al último milímetro. Voy envejeciendo con dignidad (que no es moco de pavo) y puedo olvidar echarme cremas antiarrugas cada noche pero no doy el día por finalizado si no he hecho reír a carcajadas a mi ‘keko’ y a mi costilla.


Gata de nacimiento con sangre baturra por las venas, con morriña gallega eterna hasta los veraneos, valenciana de acogida en el corazón, catalana por devoción y dispuesta siempre a enamorarme del agüita andaluz (como cantaba Sabina).

No sé si cabezona (sí) pero apasionada (también) para todo cuanto hago. Necesito pasión en mi vida para estudiar, trabajar, escribir, montar una juerga flamenca,  amar, odiar, conversar, discutir... ¡Hasta planchar! (siempre tengo mucha “plancha” necesitaría 36 horas al día para acabar lo que empecé y comenzar lo que ya tenía que haber terminado)

El día que la pasión me falte, me jubilo fijo. Es esa pasión la que me hace llevar con el mismo hombre más de veintitrés años y que aún vuelen mil mariposas en el estómago cuando me mira. O que sienta celos (sí, también celosa) del aire que respira. Adoro tanto a mi hijo que a veces me lo comería (no sé si a besos) y otras me arrepiento de no habérmelo comido: El tío “Quienme” (¿Quién me trae un vaso? ¿Quién me lleva los esquís? ¿Quién me lleva la tabla de surf? ¿Quién me…?)

Soy la pequeña de un par de medianos y no me refiero a los hobbits. Reyes destronados por arriba y por abajo, por delante y por detrás. Tal vez eso les hiciera ir por la vida de duros, con el corazón por el lado de las costuras. Cada día les agradezco lo bien que nos enseñaron y educaron a mi hermana y a mí y la infancia tan linda que nos regalaron. Los tres son mi equilibrio, mi paz, mi calma, un lugar donde refugiarme cuando me dejo guiar por la cruz del norte en lugar de por la osa mayor. Para ellos (sobre todo, para él) yo siempre fui el tormento ("Le he prometido una peregrinación a la Virgen del Pilar, andando, si te casas... pero, ojo, que si lo haces pronto..., ¡voy y vuelvo a la pata coja!")

Tengo muchos vicios: hablar hasta debajo del agua, fumar como un carretero, beber como un cosaco, mi familia, mis amigos, mi sobrina, mi gente del Facebook, ¡el teléfono!, mi filantropía (soy capaz de morir en el intento de defender la inocencia del gilipollas más grande del mundo, la mayoría de las batallas las pierdo), mis chuchines (me falta un hijo y me sobra un perro) pero más que tener hijos me gusta “intentarlo” (ese es otro vicio) y no pienso dejar ni uno hasta que un matasanos venga a cortarme el rollo.

Enganchada hasta las cejas con la vida (tanto que, en ocasiones, duele) y antes me muero que perderme un amanecer, una luna redondota y naranja, un atardecer ‘salpicado de sangre’, unas brazadas en mar salada, unas bajaditas de montaña nevada, cuatro bolazos, los rayos del sol en mi cara, los bichos peludos y de cuatro patas, los niños o un charco.

Mi regla de oro siempre ha sido y seguirá siendo: “Lo mejor de la fiesta es la víspera. Hay que preparar todos y cada uno de los detalles, por pequeños que sean, con entusiasmo. Contando los días, las horas y cada minuto que falta.
Cuando llega la fecha, hay que sorberla hasta el último trago.
Y, cuando se acaba, no hay que lamentarlo. Tienes una oportunidad maravillosa de vivirlo una y mil veces... recordándolo".

12 comentarios:

Eva Campos Navarro dijo...

Sí Sra. Esa es mi Miri con pelos -a veces de bruja, como todas- y señales. Imperfectamente perfecta, humana, entregada,... amor en cada cosa que hace.

:)

Ava Campbell dijo...

Una verdadera fuerza de la naturaleza. Y lo mejor es que leyéndote se contagia la pasión. Enhorabuena.

Angeles Giraldos dijo...

Todo eso, y una escritora de vísceras escondidas para hacer reír aún con el alma húmeda.
Porque hacer reír con una novela es un acto, no sólo de solidez literaria ,sino también de generosidad al lector.

Miriam dijo...

Gracias, Evuquisssssssss
Debe ser que tus "coachS" me están sirviendo de aarrrrrgoooo, jajajaja!!!! Besos Mil,

Miriam dijo...

Y Ava Campbel, millones de gracias también a ti... ¡¡me rechifla contagiar ánimos y pasión!! Besazos,

Mabel Escribano Usero dijo...

Digamos que una pasa poco por aquí, porque siempre que te veo, me quedo clavada a mi cariño por ti, y claro...luego me cuesta mucho regresar a donde me falta esa mirada tan hermosa, esa limpieza en la sonrisa, esa generosa risa. Tengo todo mi amor por ti, guardado en la caja de mis tesoros, debajo de una baldosa, junto a la canica de cristal y la taba azul, al lado de mi tirachinas, el de cedro, ese que llevé en mi primera comunión, en las bragas, debajo del vestidito de princesa. Te quiero mucho princesa de la Gran Vía Madrileña, porque no cabes en ese frasco tan pequeño que te ha dado la naturaleza. Porque lo sabes y sigues siendo, la amiga del alma con la que algún día, espero tomarme unos churros. Todo mi cariño y mi admiración para ti.

Mabel Escribano Usero dijo...

Digamos que una pasa poco por aquí, porque siempre que te veo, me quedo clavada a mi cariño por ti, y claro...luego me cuesta mucho regresar a donde me falta esa mirada tan hermosa, esa limpieza en la sonrisa, esa generosa risa. Tengo todo mi amor por ti, guardado en la caja de mis tesoros, debajo de una baldosa, junto a la canica de cristal y la taba azul, al lado de mi tirachinas, el de cedro, ese que llevé en mi primera comunión, en las bragas, debajo del vestidito de princesa. Te quiero mucho princesa de la Gran Vía Madrileña, porque no cabes en ese frasco tan pequeño que te ha dado la naturaleza. Porque lo sabes y sigues siendo, la amiga del alma con la que algún día, espero tomarme unos churros. Todo mi cariño y mi admiración para ti.

Mercedes Molina dijo...

Oye, me ha encantado leerte por dentro ¡¡¡¡ Eres luz de vida y es cierto que transmites una gran energía.¡

Miriam dijo...

Gracias, Mercedes...
Es de lo más bonito que me han dicho nunca.
Un besote enorme con achuchón, linda.

Sylvia Martin dijo...

¿Qué nos das Miriam para que nos enganchemos con tu vitalidad, pasión y espontaneidad? ¿De qué material estás hecha para llegar a contagiar tanto y tan bueno? Mira, madrimaña, si yo fuera más joven, diría que de mayor quiero ser como tú, pero creo que ya no cuela...que somos iguales.
No cambies nunca, (es cierto, tampoco podrías) porque a todos los que te conocemos nos encantas tal como eres. ;)

Sylvia Martin dijo...

¿Qué nos das Miriam para que nos enganchemos con tu vitalidad, pasión y espontaneidad? ¿De qué material estás hecha para llegar a contagiar tanto y tan bueno? Mira, madrimaña, si yo fuera más joven, diría que de mayor quiero ser como tú, pero creo que ya no cuela...que somos iguales.
No cambies nunca, (es cierto, tampoco podrías) porque a todos los que te conocemos nos encantas tal como eres. ;)

Miriam dijo...

Gracias a Cheles, a mi Mabeluquis (que creí que lo había escrito) y a Sylvia Martín, tú sí que me contagias a mí la risa!!!
Sois un cielazo todas,
Os quiero,